Forum de Jovenes trabajadores

alberto

Soy Alberto, militante del equipo del Lucero de Madrid. Os voy a transmitir un poco mi experiencia en el IX Forum Internacional de Jóvenes en Roma en el que pude participar como delegado de la CIJOC entre el 27 de Marzo y el 1 de Abril. El tema de este encuentro fue algo tan importante y tan cercano para nosotros como “Testimoniar a Cristo en el mundo del trabajo”, con temas tan importantes como la Movilidad, la precariedad, el desempleo, las transformaciones en el trabajo en la era de la globalización, el trabajo al servicio de la persona..., y es evidente que si la Iglesia encara esta realidad tan importante para nosotros los jóvenes en estos momentos, la experiencia de la JOC, de los jóvenes que la formamos y de todos aquellos que llevamos en la cabeza y en nuestros corazones, debía de hacerse presente.

Quizás la mayoría de los ponentes no fueron los más adecuados, casi siempre alejados del mundo de los jóvenes más precarios y de la realidad laboral de los más desfavorecidos. Quizás el punto de partida de los temas no fue el más correcto, demasiado a menudo se aportó una visión Europea en las tesis expuestas, olvidando todas las demás realidades allí presentes, de África, Sudamérica, Asia... Quizás no siempre se partió de la realidad de los “preferidos” por el padre, situándose mas en la clave de grandes economistas, licenciados, empresarios... Y quizás la espiritualidad que allí vivimos era a menudo intimista, en la que faltaba partir de la vida para volver a ella, y en la que no estuvo muy presente la tercera parte de ese triángulo inseparable formado por Yo-Dios-Los que nos rodean.

Pero lo cierto es que para la Iglesia (y también para mi) fue una gran oportunidad. La oportunidad de descubrir a todos los que por el mundo estamos trabajando (dentro de la JOC o no, en la Pastoral Juvenil, la Pastoral Obrera...) por llevar el mensaje del Reino a los jóvenes en el mundo del trabajo, sobre todo a los más machacados, una oportunidad para dar voz a los que habitualmente no la tenemos, una oportunidad de sentir la importancia (y responsabilidad) que los militantes de la JOC tenemos en esta Iglesia, tan seducida siempre por el discurso de una sociedad tan capitalista, consumista e individualista.

Pero para hablaros de la gente con la que tuve el gusto de compartir esos días, tantos debates por los pasillos, cabreos con los ponentes, alegrías cuando la voz de los mas precarios, machacaos o desempleados se colaban por allí de la mano de algún delegado, o del último día en la sede de la CIJOC donde nos juntamos unos 20 jóvenes trabajadores sin importar de donde veníamos o de que conferencia o movimiento veníamos, os dejo con un trozo de mi Cuaderno de Vida:

“Gracias padre por el ejemplo de todos y cada uno de los militantes y no militantes que he conocido aquí, por Tomás por Anxo y Virginia, por haberme dado la oportunidad por compartir con ellos desde España esta experiencia. Gracias por el “father John” por Lisa por Camilo y por Delphine, del Secretariado Internacional, por su esfuerzo, su dedicación a la clase obrera y por acogernos tan bien. Gracias por los compañeros del grupo hispano hablante, Yolanda de Paraguay, Nancy de Costa Rica y su maleta perdida, por Uriel de Nicaragua, por Álvaro de Bolivia, que hablaba de la revisión de Vida con tanta pasión o más que cualquiera de nosotros, por Enmanuel de Puerto Rico, otro al que tu palabra le quemaba por dentro, por Manuel de Cuba y también por Diego Natalia y María Eugenia, “los malos del cuento” jóvenes que algún día descubrirán donde verdaderamente te haces presente, me acuerdo del joven rico incapaz de dejar sus seguridades y comodidades para seguirte. Gracias por María Fernanda de Argentina, por su trabajo en las villas miseria, por lo que a su manera era un cuaderno de vida, por Valmir de Brasil, el primero que dio un grito por los pobres de su país, por sus compañeros desempleados. Gracias por todos los militantes de la JOC que he tenido la oportunidad de conocer, y con los que tanto he podido compartir, gracias por Helena Sofía de JOC de Ecuador, que con sus poco más de veinte años para mi es un ejemplo de compromiso, por Sonia de la JOC Portugal, por Carmelina de la JOC Italia o Idy de la JOC de Filipinas, de 21 años, que perdió su trabajo en el McDonald´s por participar, y que fue un ejemplo de humildad, sinceridad y sabiduría en esa mesa tan llena de grandes doctores de la ley. Gracias Padre por tanta vida compartida, por la vida en abundancia.” 

Y como le oí al Javi, gracias por seguir empeñado en liberar a los pobres.

ALBERTO (MADRID) Publicado en “Juventud Obrera nº 84