Formar para el acompañamiento

Una de las principales necesidades no solo de la Joc del Ecuador sino de toda América Latina y el Caribe es la de Acompañadores o Asesores.

Los acompañantes son indispensables en un movimiento de jóvenes en perpetua evolución. Están presentes pero no ocupan el lugar de los jóvenes, sabiendo a veces superar la impaciencia, a veces llamar y otras esperar y dejar que vengan. Caminar juntos con ellos, no frente a ellos, ni atrás de ellos sino en medio de ellos. Así el acompañante está llamado a vivir una verdadera espiritualidad, convencido de que Dios pone en el corazón de cada una persona una gran riqueza.

Pero ¿donde encontrar a acompañadores?, ¿acaso se los encuentra ya formados?, cada ves son menos los sacerdotes, o religiosas que quieran hacer una opción por los jóvenes trabajadores. Es así como dentro de ese contexto empieza a ser más clara la necesidad de formar adultos (sean laicos, sacerdotes, o religiosas) para que puedan acompañar no solo los grupos de los jóvenes trabajadores sino la vida misma de ellos en todas sus dimensiones.

Teniendo clara la necesidad, se plantea iniciar un proceso para la Formación de nuevos Acompañadores de grupos de jóvenes trabajadores en conjunto con el Secretariado Internacional de la CIJOC

El proceso se ha iniciado, hemos tenido un primer encuentro en diciembre del 2005. A aquel encuentro han participado un colectivo de personas variadas, laicos, sacerdotes, religiosas, y jóvenes responsables de los grupos de la Joc. El encuentro ha sido un espacio de formación, de compartir nuestras experiencias como acompañadores, desde lo que sabemos, desde nuestras limitaciones aciertos y desaciertos. Ha sido un momento no solo para hablar desde nosotros como acompañadores sino también para pararnos a “volver a escuchar a los acompañados” es decir a los jóvenes responsables.

El tener la posibilidad de confrontar nuestra tarea y responsabilidad con ellos (los jóvenes) nos ha ayudado a comprender mejor nuestra responsabilidad como acompañadores. Al fin al cabo son ellos (los jóvenes), los actores y protagonistas principales en al Joc, sin ellos la Joc no se movería

Esta iniciativa es nueva en nuestro continente y vemos con ojos de esperanza el poder desarrollar un plan de formación para acompañadores de la Joc a partir de esta experiencia. Aquel grupo de adultos se sigue reuniendo una ves al mes para compartir su “misión de acompañar” y plantearse medios para seguir avanzado en el proceso de formación hasta volvernos a encontrar en el próximo encuentro en el 2006.